Archivo de la etiqueta: the fab four

No pudo ser. Micropost robado.

Este post es una adaptación (con traducción incluida) de uno que cuenta mi amiga (en la vida real), la blogger Margit, una de mis hermanas brazucas.
Si entienden portugués, pueden conocer el
blog de las 4 fab four brazucas  acá.

“Tú eras el huracán, y yo la alta
torre que desafía su poder.
¡Tenías que estrellarte o que abatirme…!
¡No pudo ser!”
– Gustavo Adolfo Becquer

Suena el teléfono, atiendo casi dormida. Margit (Git, para sus amigas) suelta en un párrafo:

-“Vera, salí ayer con un contador. No tengo nada en contra de la profesión así es que no saques conclusiones. Solo que este en particular era SOLAMENTE contador.
Entonces, él cenó con una fotógrafa, blogger, cocinera, hija, hermana, amiga, bailarina, viajera, aventurera, artista… Y marketinera.
Y yo, yo me aburrí mucho. Solamente hablamos de trabajo.”

-“Uhhhh, ..” iba a empezar a decir, pero siguió hablando.

-“Hasta ahí, nada demás. Lo que me sorprendió fue la falta de noción del tipo que se lanzó al vacío al final de la cita, cuando hizo un torpe intento para besarme.  Yo me corrí, esquivándolo casi con estilo. Él, increíblemente, al ver la negativa me pidió un “piquito”.  ¿Se entiende? ¡Un beso a medias!”

-“je, ¿Y que hiciste?”- le dije, ya conociendo la respuesta.

-“Me di la media vuelta y me fui. Yo no doy medio de nada. Yo doy entero y quiero entero.  Quiero sal, pimienta, fuego y fuegos artificiales” – Me contó Margit, y cortó el teléfono.

14 comentarios

Archivado bajo amigas

balance del año: terapia y amigas

El que no arriesga no gana dijiste
el que arriesga puede morir por amor”
– Loco por volverte a ver, Las pastillas del abuelo

-“¿Qué harías si supieras que esta vez todo va a terminar bien?” – me preguntó el pasado sábado mi brillante psicóloga.

-“Qué le dirías a esa Vera que actúa casi con la certeza de que le aguarda un próximo fracaso amoroso? ¿Cómo la aconsejarías para que pueda identificar una situación nueva, mejor, diferente?

Noté como me miraba, a pesar de estar tendida en su diván. Dejó pasar unos segundos y volvió a la carga:

-“¿Qué pasa cuando eso que tanto esperabas, finalmente llegue?”

Es bicha, mi terapeuta: tiene unas intervenciones fantásticas. Irrita y con frecuencia es tan punzante que dan ganas de mandarla lejos, salir corriendo, huir.

Me quedo en silencio. No se que responderle.
Sabe que dio en la tecla, una vez más:

-“Si no te preparás para ver algún día algo diferente, no vas a detectarlo. Si no te animás a vivir algo nuevo con ojos más ingenuos, como si fueras más inexperta, como si no te hubiesen lastimado, la posibilidad te va a rodear y vos la vas a dejar pasar.”

Me animé a hablar:

-“¡Es que tengo miedo! ¡Nunca antes funcionó! … ¿Por qué esta vez podría ser distinta?”

 
Entendió:

-“Vera, todo puede pasar: la vida falla. No hay infalibilidad. Tenés un trabajo, un novio, una familia y en un momento, inesperadamente, los podés perder. Podés perder hasta tu salud. Tener, concientemente, significa obligarse a convivir con el miedo de perder.

Pero no podés estar dominada por el miedo. Paralizada por la posibilidad de perder.

Veo que ya no querés arriesgar más. Veo que te volviste cínica, escéptica, ciega a las posibilidades. Así solo estás resolviendo el enigma para el lugar del cumplimiento de tu auto-profecía: te vas a quedar sola. Tu mala suerte va a girar en loop, realimentándose de tus propias convicciones…”

Salgo de terapia y llamo a Carla que me dice:

-“¿Sabés que, Vera? Igual prefiero ser de las que vuelven a creer, de las que queman las naves. Es cierto, vuelven a perder… pero al menos les pasan cosas. Quien sabe si, el día en que nos llegue la buena racha, al menos esta experiencia nos va a servir para identificar lo que no queremos. Llamame loca, pero prefiero “triste” a “conformada”, prefiero “dolida” a “muerta”.

You can say I´m a dreamer, but I´m not the only one… je.

Disclaimer: se que hoy iba a postear más sobre Duilio e India, pero lo dejo para mañana. Esto va por vos, Carla.

49 comentarios

Archivado bajo amigas

Duilio e India: saber que una amiga fue traicionada

-“Yendo de la cama al living
…sientes el encierro
” – Charly García

India tenía que pasar el verano.
Sin Duilio, pero además, sin ser capaz de sentirse libre lo suficiente para hacer su vida.
 
Al verla moverse como a quien soporta una pesada carga, nosotras nos preguntábamos cuándo era que él iba a largarla, de una buena vez.
También, claro, la increpábamos en una y otra oportunidad para que se haga valer como mujer y tome la decisión de dejarlo ella. Pero hablarle era algo sin sentido: ella no veía, no escuchaba, no razonaba… estaba hechizada.
Sola en Buenos Aires y capturada por un tipo que estaba abriendo caminos en el Norte Argentino sin ningún tipo de remordimiento ni nostalgia por su Penélope porteña.

Ella, como sonámbula, como autómata, como en trance: trabajaba, dormía, trabajaba. Cuando cerraba los ojos fuerte a la noche deseaba que la vida le pase más y más rápido.
Lo extrañaba en el cuerpo y le dolía la panza y la cabeza de elucubrar situaciones posibles de reencuentros y pesadillas de probables desencuentros.

Desde muy lejos, algunas escuetas noticias la mantenían viva. Un mail, un llamado, una foto… todo muy escaso para saciar la sed de Duilio, que cada vez era mayor.
Pero la llama se mantenía viva… porque el vaivén sentimental coincidía como por arte de magia con los tiempos de tolerancia de mi amiga: justo cuando ella estaba por levantar la cabeza él volvía a llamarla con relatos indianajonescos y ella volvía al ensimismamiento, a la espera.

Ya habíamos aprendido a convivir con las sombras de nuestra amiga, que cada vez más se parecía a otra mujer que no era ella.

Hasta el jueves 3 de marzo, cuando a dos semanas de la fecha que marcaba el regreso en el almanaque hace tantos meses, recibimos las llamadas:
Una de la tarde, calor, microcentro, almuerzo de amigas en Aroma. Pampa y yo brainstormeábamos juntas cuando sonaron a la vez: mi celular y el de ella:

En el mío, hablaba India, confesando que se había tatuado las iniciales de Duilio en el cuerpo.

En el de ella, Carla, de vacaciones en Mendoza, le relataba alterada algo que apagó la mirada de Pampa casi repentinamente.

Dejé de enojarme con India por tan estúpida decisión cuando vi que Pampa estaba blanca, sin reacción.

Le saqué el celular y escuché a Carla York admitiendo, desgarrada, que en el tour de bodegas de esa mañana se había topado con Duilio.
Dulio en Mendoza, no en Salta. Duilio sin polvo, sin Defe, sin offroad…. y besando apasionadamente a una pelirroja.

72 comentarios

Archivado bajo no correspondidas

Vera & The Fab Four

fabfour

No, señoras y señores, no son The Beatles.

Son nada más, ni nada menos que mis cuatro amigas bloggers:

(de izquierda a derecha) Ollie, Sofi, Carla y LaLoca.

Felicitaciones a la sublime interpretación de las personalidades de mis amigas hecha por Pedro Garassino (piugarassino@gmail.com)  diseñador gráfico y nuevo amigo de Carla. ¡Muchas gracias!

Nos mató la estética Moulin Rouge fusionada con Chicas Bond…  Fantastique.

 

Y, si… Así como antes hubo un D´Artagnan y los 3 mosqueteros, Jem & the Holograms, ahora hay una nueva agrupación:  Vera & the fab four.

Beware, comunidad blogger. ¡Acá vamos…!

16 comentarios

Archivado bajo amigas