Archivo de la etiqueta: estrategia

Jaque Mate Pastor: tuyo en 3 movidas

Primero debe hacerse el movimiento forzoso y luego entregarse a la meditación y no a la inversa.”
Blumenfeld

Hacía mucho que venía reflexionando acerca de la espontaneidad.

Sostenida por la filosofía tan de slogan de cosmética francesa (-“Porque SHO lo valgo”), en mis relaciones con casi todos los candidatos – que, últimamente, habían sido solo malas experiencias para contar, material de estudio, hombres que no sobrevivieron a más de una cita o, a lo sumo, a dos o a tres – me desplegaba con mi personalidad colorida y, al menos, intimidante sin hacer interferir filtros, diluyentes ni suavizantes.

Nada.

Y hay que reconocer que el recurso era bastante efectivo si es que una quiere asegurarse de que la cosa avance solo cuando haya conexión real. Expuestos a la Vera versión completa, con bonus material, extras, escenas inéditas y sound track, los hombres han huido con bastante rapidez hacia otras tierras más calmas. Lo que deja todavía vacante la cuestión no menor de mi soledad irresuelta.

Ayer, durante la tarde, volví a ver a Salma, mi amiga ajedrecista.

Le conté mis cuitas y, estratega como es, no pudo evitar avergonzarse de mi, una vez más.

-“Para las Ateneas de este mundo, la espontaneidad no existe” – sentenció. Y se dispuso a explicarme acerca del Jaque Mate Pastor.

-“Primero lo primero. Te gustó y si: movés para adelante, inequívoca pero cauta. Solo un par de casilleros que muestren que vas hacia él y no hacia otro. Con ese movimiento lo involucrás, hacés que te preste atención.”

Me reí, pensando en mis manifestaciones impulsivas y equívocas. En ese momento, empecé a prestarle más atención. – “¿Qué sería lo apropiado?”, le pregunté.

– “La jugada estilo peón se resuelve fácilmente. Elegís un tema que lo convoque, encontrás algo en común que los apasione. Según como sea el candidato, solamente unas sonrisas oportunas pueden bastar” –

-“La tradicional caída de ojos”, afirmo, entendiendo.

Ella ni siquiera me presta atención y sigue hablando, mirando atentamente el esmalte de sus uñas impecables.

-“Luego, una vez que lograste su atención, viene la jugada alfil. Esta movida es, a diferencia de la anterior, bien exigente y requiere de un cierto expertise. Lo que se hace, en este caso, es avanzar – claro-, pero no de frente. La frontalidad asusta,Veri.”

-“¿Moverse en diagonal, como el alfil?- le pregunto, perpleja.  

-“Claro, nena. No lo perdés de vista, pero no vas directamente hacia él. Aunque te mueras de ganas.” Salma me mira de reojo mientras chequea el timeline en su blackberry, solo levantando la vista del dispositivo para certificarse de que voy entendiendo.

 –Una vez que queda claro que vos sos capaz de ir hacia donde quieras, pero que lo elegís a él, que, aunque esquiva, dominás el tablero, entonces ahí si, jugás con la reina. No hay riesgo de desplegar tu unicidad, tu encanto, tu ser diferente, solo tenés que saber cuándo, Vera.

Peón, Alfil, Reina. Jaque Mate en tres jugadas.” – Remata Salma

Peón, Alfil, Reina”, repito en voz baja, para no olvidarme.

Anuncios

35 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino

Salma, Estratega. Parte 2

De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas” – José Raúl Capablanca

Tomando el te al abrigo del aire acondicionado, en este verano fatal,  mi amiga Salma y yo teorizábamos, una vez más, acerca de las elecciones, el amor y, por supuesto, la mala suerte serial.

Pasa en el ajedrez, pasa en la vida” – dijo, mientras que sorbía de a poco su te de jengibre. -“Yo creo que entiendo a donde es que nos equivocamos una y otra vez  ”.

La miro, como desafiándola. Ella está acostumbrada a mis malos modales y me ignora elegantemente.

-“Me parece que, de modo sistemático, elegimos mal las batallas por las que vale la pena pelear.”
Y, mientras que habla, se dispone a ejemplificar, abriendo la caja del juego que ella más adora,  desdoblando el tablero y empezado, tranquilamente, a acomodar las piezas.
Sostiene a La Reina con ternura en sus delicadas manos mientras que reflexiona:

El problema, Vera, es que las muchas veces mal llamadas “Reinas” nunca juegan a favor de si mismas. Heroicas, dejan todo por El Rey: Son excelentes compañeras y se mueven, frenéticas, en pos de su voluntad, defendiéndolo, cuidándolo, atendiéndolo.
Un rey que las ha hipnotizado por su porte erguida, por su estatus, sus modales, su brillo, su elegancia natural. Un rey que las seduce pero que no les aporta nada: son ellas las que renuncian, las que dejan todo por él. Muchas veces pareciera que el rey domina pero, fijate vos, él no tiene poder real.
Son las reinas las que salen al mundo, las que van por más, enamoradas de la idea de ser pareja del candidato ideal, ponen todo de si mismas para construir un futuro ideal, cubriendo los flancos, librando el futuro de amenazas externas.”

Acomoda a la esbelta fémea en el tablero, al lado de su rey y lo mira con recelo:
-“Mientras tanto, el Rey, limitado, contempla el hacer de su dama, critica desde la inmovilidad, gobernándolo todo desde la ignorancia de quien está en la retaguardia. No sale jamás a la realidad del mundo y, cuando se siente amenazado huye, clamando por ayuda de terceros.”

Yo aporto mi propia observación de los hechos:
-“Suele pasar que no todo lo que brilla es oro, que esa reina hubiese sido pareja de un Alfil, por ejemplo, que al menos es veloz y puede acompañarla parte del camino” – digo y sonrío altamente satisfecha con mi deducción.

Pero Salma es mucho mejor que yo y lo demuestra nuevamente cuando, como quien no quiere la cosa, se inclina sobre el tablero y selecciona a un peón negro. Saltando las casillas de una en una lo lleva hasta el extremo contrario del tablero. Levanta entonces al abnegado jugador y lo retira del juego. Pone en su lugar a La Reina y me dice con ternura:
-“No, Verita, la mejor elección es El Peón. Se que parece poco glamoroso y hasta conformista pero, observá los hechos de cerca: Un tipo igual a tantos pero capaz de cruzar el mundo por su reina. Un hombre que siempre va adelante y que no duda en arriesgarse por amor. Un caballero como los que ya no hay muchos, que, cuando es exitoso, sacrifica su vida para devolverle el lugar merecido a su mujer. Alguien que trata a la reina mejor de lo que ella se trata a si misma…”

Levanta la vista y ambas, en conjunto, resignamos el Rey.
Entiendo las metáforas.
No habíamos hablado de ajedrez en toda la tarde.

36 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino

Duilio e India: Cuando sos para él solo una amiga más

“Entre el infierno y la nada elijo el infierno” – Unamuno

Desenvolvió, demorando menos de una hora, uno a uno los 34 regalos que India había tardado dos meses en planear, plantear, elegir, preparar, organizar, envolver.

Cada uno de esos paquetes celebraba un año de su vida y era una declaración de amor inapelable, innegable, inequívoca.

Duilio se sorprendió primero con las bolsas. Abrió la puerta y la vió sosteniéndolas, enormes, casi de su tamaño, ella rodeándolas con sus brazos y sonriendo como si la carga no le pesara.

Pensó que tamaño volumen de paquetes no podía ser otra cosa que una broma ingeniosa de India, algún juego irónico que ella hubiese ingeniado con intención de divertirlo.

Pero no.

India sabía que estas fechas de conmemoración lo deprimían y, también por eso, esta vez había hecho mucho más de lo que alguien hace por Otro relevante: sus regalos eran serios, no eran broma ninguna, ofrendas para que Duilio se decidiera a favor de ella.

Él no era ninguna divinidad, pero lo parecía tanto… daba con cada punto del check list pretendido y cumplía tan holgadamente con las pretensiones superyoicas de la mente de India. Era “EL” tipo. Ese para presentar, ese para mostrar a los amigos, para presentarle a papá: brillante economista, eximio cocinero, poeta, electricista, carpintero, mecenas de arte, deportista.

 

Duilio era quien tenía que ser y ahora hacía lo que tenía que hacer desenvolviendo el primer regalo, que cargaba con una explicación, varias declaraciones, una cita, un pensamiento y una parte del corazón de India que, dividida en 34, se entregaba, agónica.
Con la esperanza de aprobar, de ser entendida, de que el milagro se produjese. Ella ahora lo ve festejar con ojos de nene una ballena de hule -“Para que te acuerdes de Puerto Madryn”- y ahora un carísimo descorchador neumático – con tecnología que India no puede pronunciar- para su obsesiva bodega –Duilio es mendocino- y  ahora el CD de García que – increíblemente– el todavía no tenía (y quién, pero oh, quién podía atreverse a sugerir que ellos podían haber pirateado al gran maestro…) India esperaba ese resultado, el resultado inminente de su declaración silenciosa pero tan tan evidente como quien rinde la asignatura de una carrera universitaria que ha demorado toda una vida.

Y entonces Duilio llega a su último regalo y ve finalmente la primera edición del Rayuela de Julio que ella había buscado por cielo y tierra y había rastreado por toda la calle corrientes semanas y semanas de madrugada pero que encontró finalmente en un pueblito de Santa Fe y entonces viajó a buscar 2 días antes de tocar el timbre con las bolsas en la casa de Duilio.

Y Él lo abre y se emociona hasta las lágrimas por séptima vez en 34 regalos y la abraza tan fuerte que la levanta por el aire y la besa en el cuello y le dice:

–         “Que maravilloso es tenerte en mi vida, Amiga

India tendrá 90 años y, cuando los tenga, recordará ese segundo como el momento más parecido a su muerte, antes de su verdadera muerte, cualquiera que esta sea.

36 comentarios

Archivado bajo los peores casos

Así en el tetris como en la vida.

“Gotta think quick, like a game of Tetris” – The Cleaner

Juan, hijo de quien les escribe, que tiene casi 6 años y que es ya eximio científico (experto principalmente en juntar piedras exóticas y coleccionar caracoles multicolores, observador de comportamiento de insectos varios y explorador de historias de expediciones y otros misterios irresolutos), también reparte su tiempo libre que encaja entre sus horas de educación formal en el SaintX y mi propia llegada por las noches, en actividades diversas como leer libros de Verne y Walsh, jugar a las escondidas con sus tíos, cocinar con su abuela y practicar el único video juego de consola que su escéptica madre aprueba: el tetris.

Es así, que a razón de una hora promedio de práctica por día, el pequeño saltamontes se convirtió en algunas semanas en un sorprendente jugador, superando ampliamente las magras explicaciones que yo he podido darle leyendo wikipedia antes de lanzarlo al camino del autodidactismo.

Capaz de razonar las lógicas necesarias para triunfar en el juego de acomodar piezas sin dejar blancos, intenta enseñarme, ahora, con palabras que suenan aproximadamente así:
-“Mae, de nada sirve que te preocupes por la jugada actual. Eso es cortoplacista. Si solo considerás la ficha que está cayendo en este momento vas mal, muy mal. Es importante el contexto: tener en cuenta a las piezas que vienen después. Si agudizás la mirada ves que están en fila, esperando que acomodes esta que está ahora cayendo para inmediatamente saltar al vacío.”

Me da el joystick y trato entonces de ampliar la mirada. Poner el foco en lo que va a venir, no en el ahora. Me pregunto como es posible que sea tan evidente para un six-year-old que habitualmente me encuentre enfrascada en situaciones en donde no tengo en cuenta lo que viene. Y cuando el futuro se presenta no estoy preparada para hacerle frente.
Por castigarme con un ejemplo pienso en cuantos tipos han sido solamente eso para mi: la promesa de una (buena?) noche para hoy, pero que no contemplaba la posibilidad de ningún proyecto. En cuantas veces me involucré  en historias ridículas, inadecuadas, inservibles, solo teniendo en cuenta la pieza que necesitaba encastrar en ese justo momento, aunque ubicando las fichas de esa manera a la larga complicara las posibilidades de ganar el juego.

-“Bien, Má! – Me felicita Juan, despertándome de mis metafóricas cavilaciones.
-“Ahora que aprendiste esto te muestro otra cosa que también deberías tener en cuenta” – dice mi hijito y a continuación, enuncia algo así como lo siguiente:

“No subEstimes el valor de una línea: aunque sepamos que hacer “Tetris” (para los ignotos, les cuento que eso es hacer 4 líneas juntas) da un plus de puntos, no debés menospreciar el trabajo de ir llegando al objetivo línea a línea. Es, tal vez, menos adrenalínico y un poco más aburrido, pero es probable que por ese camino llegues más lejos.”

Pienso entonces en el riesgo. Está bien que el que no apuesta no gana pero… ¿es necesario poner en juego todo lo que una tiene cada vez? ¿No sería mejor ir cediendo partes pequeñas, en lugar de arriesgarlo todo? Seguro. Si sale bien, te da el bonus de resolver mucho en una sola jugada… pero… ¿y si no?

Ubico mal una línea y me frustro. Exhalo un grito y largo una serie de improperios destinados a castigar mi propia impericia. No tengo ganas de seguir jugando si no puedo superar a un nene que tiene solo un quinto de mi edad. Me rindo y las fichas empiezan a caer en forma azarosa. Es mucho trabajo, me doy por vencida.

Juan me vuelve a llamar desde la tierra con su último consejo:
-“Y otra cosa más, Mami. Nadie puede pretender jugar de forma inteligente todos los juegos. Tranquila, respirá hondo y volvé a empezar…”

Sonrío, reconfortada por su sonrisa.
Estoy criando a un monstruo.

18 comentarios

Archivado bajo viernes 3 A.M.

El método (no Gronholm)

“Science must begin with myths, and with the criticism of myths” – Karl Popper, creador del falsacionismo

 

Este post es la continuación de Trabajo de Campo y fue escrito en colaboración con Carla York.

  

Mi amiga C, fundadora del Movimiento Generador de Citas Seriales, decidió compartir con nosotros algunos detalles más acerca de su método de investigación.

 

Su Manual de “Como encontrar a un hombre en 30 días y no morir en el intento” ya se vende en Sprayette y contiene algunos valiosísimos tips que les detallo a continuación:

 

 Warning:

La aplicación de este método requiere un esfuerzo, inversión de tiempo y recursos económicos, coordinación, pero podemos asegurar un 3 % de efectividad garantizada, en una muestra mínima de 30 candidatos. Hay altas chances de subir un poco este porcentaje si se decide aumentar la muestra.

  

Primera recomendación: AutoBombo

 

Enérgicamente  comenzar con una especie de “campaña” de autopromoción sin ningún tipo de vergüenza: en Internet (Se recomienda enfáticamente evitar Tagged y otros sitios en donde es de público conocimiento la propensión a la trampa)

Califican para este experimento: Match, Facebook, Zona Citas, Foros interesantes.

También una deberá promocionarse ante amigos, amigas, compañeros de trabajo, etc.

 

 

Segunda recomendación: Evaluación del perfil.

 

Incorporar a los sujetos que vayan candidateándose al siguiente nivel de intimidad.

Los métodos posibles son diversos aunque recomendamos enfáticamente el msn.

Dicha herramienta nos da la posibilidad de entablar varias entrevistas a la vez y es mucho menos riesgoso que el teléfono personal.

Luego de filtrar conceptos básicos como charla animada, intereses comunes, sentido del humor afín, look interesante en fotos, se procede a la agendar cita.

 

 Además, les transcribo algunas de las ventajas y desventajas del método:

 

Ventajas de ser una Citadora Serial:

 

1: Rapidez

Al condensar, se aglutinan 30 citas en períodos de tiempo breves. De esa manera una evita la sensación incómoda de despertar y de repente no saber cómo pasaron los últimos 3 años.

 

2: Ansiedad Cero

Al repartir la libido en muchos candidatos se reduce la tensión y la ansiedad. De esa manera y simplemente porque el tiempo no alcanza, una no consigue colocar mucha energía en cada hombre.

Con eso una evita comerse uñas o sufrís porque uno en particular no te llama. Siempre hay varias posibilidades abiertas, si una de ellas se frustra.

 

3: Amortización los recursos

Se ahorra tiempo. Se maximizan las salidas, cine, teatro, besos, mimos y demases.
Aumenta el número de anécdotas para contar y de planes para el sábado a la noche 

 

….

 

Desventajas de las Citas Seriales:

 

1. Necesidad de liquidez

Pelu, brushing, make up, ropa nueva, supermercado o delivery (en casos avanzados).

De cualquier manera el método garantiza que la autoestima esté elevada porque dedicarse a una misma y al cuidado de la apariencia surte efectos positivos en el corto plazo.

Este es un sistema que se retroalimenta, te cuidas más, te arreglás más =  te sentís mejor y entonces atraés mas.

 

2. Necesidad de compensación de la falta de sueño.

Se debe cuidar en extremo este aspecto ya que más allá de que no queda lindo caer a una cita con ojeras, se deberá estar lúcida para la evaluación de los candidatos.

 

3.  Necesidad de coordinación puntillosa de la agenda

Este punto es una clara amenaza al sistema: Un error puede ser fatal.

Se debe destinar minimamente 3 horas para cada cita, no es recomendable tener que abandonar corriendo una cita y llegar descompaginada a la siguiente.

 

4.  Necesidad de conocer que hay de todo en la Viña del Señor

Cuando la selección no es exhaustiva se pueden encontrar las siguientes tipologías: freaks, stalkers, resentidos, avaros, bolicheros. Además es frecuente hallar tipos buenos pero sin sex appeal,  educados pero sin onda, colgados,  histericos y opas.

 

 

Para más información o para adquirir el manual pueden enviar un mail a info@citadoraserial.net

 

Yo ya tengo mi copia.

19 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino

Mix de Marketing

 “Hoy en día hay que correr más rápido para mantenerse en el mismo lugar” – Philip Kotler

 

Dedicado a mi amiga Carla: Marketinera y Psicóloga en partes iguales.

 

 

En el principio solo existía un mercado demandante, en donde la Oferta no era suficiente para satisfacer a la Demanda.

Lamentablemente este ya no es el caso: la Oferta de mujeres solteras es infinitamente superior a su Demanda.

Y es así que el Marketing se vuelve un conocimiento fundamental.

 

Un Producto básico solamente satisface la necesidad elemental para la cual fue concebido.

Pero existen productos customizados, productos aumentados, productos con servicio añadido, productos con servicio post venta, con departamentos de atención al consumidor, con satisfacción garantizada.

 

Aún así, es una verdad conocida por los marketineros es que se puede tener un producto excelente que no venda. Esto puede pasar si las otras variables del mix de marketing no funcionan como deberían.

 

Asumiendo que una es su propio producto puede resultar que la Plaza en donde se está ofreciendo no sea la adecuada. Por eso es recomendable conocer nuevos grupos de personas a fin de testear en que lugares una encaja mejor.

Por poner un ejemplo extremo, si me parase en la puerta de la cancha de Boca un domingo después del partido no me sería difícil encontrar compañía para esa noche.

 

También puede ser que una no esté promocionandose lo suficiente. Si el producto no tiene el merchandising correcto no obtendremos la mejor respuesta de los clientes.

Volviendo al ejemplo de la Bombonera, sería aún más fácil conseguir candidatos si aparezco en la misma situación utilizando el uniforme correspondiente de porrista bostera y me pongo a cantar algún cántico alusivo acompañada de otras varias porristas mucho más feas y menos graciosas que yo.

 

Finalmente, la otra variable del mix de marketing es el Precio.

¿Cuánto es lo que el otro tiene que hacer para conquistarme?

¿Cuánto tiene que invertir en energía, en tiempo, en dinero?

Si estar conmigo es costoso, si soy exigente, excéntrica o problemática esto equivale a decir que soy una mina cara.

Pero ojo. Ser expensive no me hace menos deseable, de hecho, en muchos casos (en la mayoría de ellos) esto es símbolo del status que otorgo o puedo otorgar a quienes se decidan a invertir en mí.

 

Es importante, mis pequeños saltamontes, segmentar al mercado target y definir cómo jugar con las variables de marketing de modo de volvernos un producto más atractivo para el público objetivo.

24 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino

Salma, estratega

 “Suddenly, I felt like I was wearing patchouli in a room full of Chanel.” – Carrie, Sex & The City

 

– “No entendés nada, Vera” – me dijo hoy en el desayuno de amigas que implementamos Salma y yo cuando, hace cosa de un mes, ella volvió al ruedo, poniéndose de novia , nuevamente.

-“Nada, pero nada, NADA” – meneó la cabeza de un lado al otro y revoleó los ojos.

Me dispuse a escuchar, porque la sabiduría de Salma es legendaria y comprobada en todo lo que tenga que ver con asuntos del corazón.

Y ahí nomás, ella dió cátedra:

– “Es un gran, gran partido de ajedrez, que no se termina nunca.

                                              Y vos sos las piezas negras, es decir, él sieeeeeeempre mueve primero…”

Asentí y me dieron ganas de tomar nota.

-“El llama, entonces vos llamás de vuelta. Él invita, vos aceptás. Él mueve, vos analizás y luego movés. No te impacientás con la demora del otro. El otro, si es digno oponente no va a revelar su juego en forma clara. No va a arriesgar sus mejores piezas”

Siguió:

-“A veces va a jugar su alfil y va a moverse en diagonal. Otras va a saltearte con su caballo. Otras solamente va a arriesgar un peón, o dos. Va a bloquearte con sus torres. Va a cuidar su reina hasta no estar seguro que pueda ganar el juego”

-“Y vos, Vera, deberías entender de una vez por todas que el ajedrez no es veloz: es meditado. La adrenalina pasa precisamente por esas demoras, por esas pausas….”

 

Y remató con lo siguiente, dejándome admirada:

-“Pasa por jugar tan, pero tan bien que él no vea venir el jaque. Y que cuando menos se lo espere tenga que resignar su rey, rendido finalmente a tus pies.”

43 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino