Salma, Estratega. Parte 2


De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas” – José Raúl Capablanca

Tomando el te al abrigo del aire acondicionado, en este verano fatal,  mi amiga Salma y yo teorizábamos, una vez más, acerca de las elecciones, el amor y, por supuesto, la mala suerte serial.

Pasa en el ajedrez, pasa en la vida” – dijo, mientras que sorbía de a poco su te de jengibre. -“Yo creo que entiendo a donde es que nos equivocamos una y otra vez  ”.

La miro, como desafiándola. Ella está acostumbrada a mis malos modales y me ignora elegantemente.

-“Me parece que, de modo sistemático, elegimos mal las batallas por las que vale la pena pelear.”
Y, mientras que habla, se dispone a ejemplificar, abriendo la caja del juego que ella más adora,  desdoblando el tablero y empezado, tranquilamente, a acomodar las piezas.
Sostiene a La Reina con ternura en sus delicadas manos mientras que reflexiona:

El problema, Vera, es que las muchas veces mal llamadas “Reinas” nunca juegan a favor de si mismas. Heroicas, dejan todo por El Rey: Son excelentes compañeras y se mueven, frenéticas, en pos de su voluntad, defendiéndolo, cuidándolo, atendiéndolo.
Un rey que las ha hipnotizado por su porte erguida, por su estatus, sus modales, su brillo, su elegancia natural. Un rey que las seduce pero que no les aporta nada: son ellas las que renuncian, las que dejan todo por él. Muchas veces pareciera que el rey domina pero, fijate vos, él no tiene poder real.
Son las reinas las que salen al mundo, las que van por más, enamoradas de la idea de ser pareja del candidato ideal, ponen todo de si mismas para construir un futuro ideal, cubriendo los flancos, librando el futuro de amenazas externas.”

Acomoda a la esbelta fémea en el tablero, al lado de su rey y lo mira con recelo:
-“Mientras tanto, el Rey, limitado, contempla el hacer de su dama, critica desde la inmovilidad, gobernándolo todo desde la ignorancia de quien está en la retaguardia. No sale jamás a la realidad del mundo y, cuando se siente amenazado huye, clamando por ayuda de terceros.”

Yo aporto mi propia observación de los hechos:
-“Suele pasar que no todo lo que brilla es oro, que esa reina hubiese sido pareja de un Alfil, por ejemplo, que al menos es veloz y puede acompañarla parte del camino” – digo y sonrío altamente satisfecha con mi deducción.

Pero Salma es mucho mejor que yo y lo demuestra nuevamente cuando, como quien no quiere la cosa, se inclina sobre el tablero y selecciona a un peón negro. Saltando las casillas de una en una lo lleva hasta el extremo contrario del tablero. Levanta entonces al abnegado jugador y lo retira del juego. Pone en su lugar a La Reina y me dice con ternura:
-“No, Verita, la mejor elección es El Peón. Se que parece poco glamoroso y hasta conformista pero, observá los hechos de cerca: Un tipo igual a tantos pero capaz de cruzar el mundo por su reina. Un hombre que siempre va adelante y que no duda en arriesgarse por amor. Un caballero como los que ya no hay muchos, que, cuando es exitoso, sacrifica su vida para devolverle el lugar merecido a su mujer. Alguien que trata a la reina mejor de lo que ella se trata a si misma…”

Levanta la vista y ambas, en conjunto, resignamos el Rey.
Entiendo las metáforas.
No habíamos hablado de ajedrez en toda la tarde.

Anuncios

36 comentarios

Archivado bajo encontrando el camino

36 Respuestas a “Salma, Estratega. Parte 2

  1. ¿Es acaso esa la mejor metáfora de lo que es un hombre emprendedor afanado en alcanzar a una verdadera mujer? ¿O es acaso un texto sencillo que en palabras no menos sencillas arranca de tajo clichés sobre hombres y mujeres? (esos mismos clichés que hacen que las mujeres busquen reyes inexistentes y que los hombres se constituyan en idiotas con poco más que un pene para ofrecer).

    ¿Es alguna de esas dos alternativas que se me ocurren la correcta?

    Saludos estrenando 2010 desde Venezuela :-)

  2. No habia leido el primero, los dos geniales.

    Me cae bien Salma :)

  3. Dyn

    Muy linda la metafora. Lastima que fuera del tablero, en el mundo real, cada vez que un hombre trata a la mujer mejor de lo que ella se trata a si misma la mujer se cree una reina y trata al hombre como un simple peon. Le mete los cuernos con algun alfil y se va detras del primer Rey HDP que nunca la va a valorar. Resultado final , el pobre peon con el corazon roto, y la pobre reina babeandose detras de algun egolatra que se cree demasiado bueno como para estar con una sola mujer. Tuvo la victoria en sus manos y no la supo ver.
    Jaque mate, gana la soledad y estos blogs se reproducen como conejos.

    En algun caso aislado la reina puede deshacerse de su vanidad y atreverse a tirar su corona, convertirse en otro peon mas, y ahi tal vez tengamos un final feliz.

    • verasmith

      gracias por tu aporte, Dyn. Bienvenido como siempre.

      • jajajaja me encanta Dyn, describió mi vida pero al revés. Estuve con peones que se creyeron por estar al lado de una reina el rey, y después se buscaron algo mejor de lo que me consideraban…creo que la visión de Salma se alcanza con mucha madurez y experiencia.

        • Después de llevarse miles y miles de golpes, como todo el mundo. Lástima que muchas veces esa madurez llega cuando ya no hay vuelta atrás.

          Coincido plenamente con lo que dices Carla.

  4. uf… para primer dia de ofi todas las reflexiones se me antojan montañas imposibles… porque… la realidad es que seguimos queriendo a uno de esos reyes como compañeros de sofa y manta, no? digo… creo… vaya…no se, no definitivamente hoy no se nada.

  5. Muy bueno el texto, me gustaron muchos las analogías entre los distintos tipos de hombre y las piezas del ajedrez.

    Ahora seamos sinceros, uds. Nunca van a elegir (nos) a los peones por sobre los reyes, siempre son la segunda opción, el descarte de lo que maltrataron los reyes. Alguna vez hablé de lo mal que eligen las mujeres a sus pretendientes y de su tendencia a repetir su error consiguiéndose como nueva pareja un ser similar (especialmente en sus defectos) a sus ex. Tal vez éso vale como un inciso más en la larga lista de influencias de la malasuerte serial.

    Coincido plenamente con el comentario de Dyn. Yo también lamento profundamente que el tablero sólo sea un pedazo de cartón y no el mundo que respiramos. A veces tiendo a creer que la mujer se aburra fácilmente, que al contrario de lo que tanto proclaman la estabilidad les incomoda y el tener a alguien que las trate bien no es emocionante.

    ¿Estoy tan equivocado?. Bah no me hagan caso, seguro que me levanté un poco paranoico hoy.

    Mil perdones jaja. Besos y como siempre un placer leerte.

    Robert

    • verasmith

      Robert, por una vez (je je) estoy absolutamente de acuerdo con vos. Con este post, de alguna manera hay implícita la propuesta de que miremos lo que realmente nos hará felices. Hay belleza en el Peón, hay paz… eso está muy bien

    • Yo no puedo decir que estés en lo cierto Robert, si bien es cierto que lo que dices ocurre, no es correcto generalizar. Hay de todo en estos caminos, lobos y lobas, pero sobre todo, muchas, muchísimas ovejas y ovejos (odio esa masculinización, pero no supe como describirlo) víctimas de los lobos.

      El problema es que tanto las ovejas como sus contrapartes masculinos (eso quedó mejor), son felices cayendo en las garras, de los lobos y lobas. Una y mil veces se estrellan contra esas paredes forradas de promesas falsas, desengaños, mentiras…

      A lo que me refiero es que hay peones que son usados y desechados (lo que plantean Dyn y tu) pero también hay reinas (¿porque carajos no hay peonas) que son abandonadas sin razones o motivos valederos para ser sustituidas por advenedizas al trono (Lo que plantea Carla, ¡joder!).

  6. La

    ay qué amor este post
    reconocí a mi marido en el peón de salma, y me dio mucha ternura

  7. Licenciada

    Sí!! me gusta Salma… y deliciosa la analogía. Hurra por los peones laburadores y corajudos (existen chicas, miren bien).

    • Ivana

      Qué fuerte está ésto! A ver… Ya sé en quién se inspiró Salma, con el cuentito del Rey…. en míiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
      Recién, cuando leía el texto, miraba para todos lados, a ver si me veían! Me sentí descubierta!!!!! Menos mal. Nadie se enteró. Estoy sola.
      En cuanto al peón, …… cómo convenzo a mi vieja, que en realidad es el peón quien me conviene??????
      Con sus años, se ha vuelto absolutamente sabia! Lo cual no alcanza para desarticular sus estructuras!!!! O quieren que juguemos al jueguito de “elrestodelmundonoimporta…” Yo acabo de perder el tercer Rey. (cuidado acá. El que se atreva a hacer algún comentario sobre este punto, que se atenga a las consecuencias)
      Tuve un Peón. He hice todas las pelotudeces que describe Dyn. (cruel lo tuyo) (muy).
      Encima, tengo el orgullo herido: no puedo discutir con Robert. No puedo contra atacar.
      Lamentable

  8. Ivana

    Esperá, che! Me quedó atragantado!! Todo nosotras????? Por qué no lo resuelven ustedes, si son tan machitos!!!! Ni Rey ni Peón. Por qué no mutan, a un “media cuchara” o algo así. Que esté en el medio. Todos estaríamos felices y comeríamos perdices.

    • Tal vez porque esa mutación debería ser también para ustedes, pero ese no es tema para ser discutido aquí. Lo que aquí se discute es la mala suerte serial, sus orígenes genéticos, sociales, políticos y económicos.

      Porque a ambos géneros nos corresponden muchos cambios para que podamos comer perdices. De hecho viene ocurriendo desde hace poco tiempo (eso comparado con la historia del ser humano sobre este planeta).

      De hecho, parte del problema es que a las mujeres se las empezó a educar para que fueran proactivas, independientes, profesionales… Mientras que a una gran mayoría de nosotros nos siguen criando como hace un siglo. No me justifico, pero si observan un poco más allá de los simples epítetos y descalificativos, verán que nosotros no estamos preparados para ustedes.

      Es triste admitirlo, pero no por ello menos cierto.

      • lo duro, lo realmente duro de verdad es ese dia, sentada en terapia sin entender una mierda de tu vida y te das cuenta de que si… efectivamente, tremendos fueron los esfuerzos para criarte con las bases bien claras de la mujer capaz, independiente y válida por si misma… pero a los 30y los mismos que hicieron esos esfuerzos te miran sin poder entender porque no puedes tener a alguien a tu lado… pobre tullida… y se mueren por contarte entusiasmados cuantisima gente de tu edad se encontraron últimamente por la calle y han sido papas y mamas… y bueno, si, algunas tuvieron que dejar ese trabajo que tanto esfuerzo les supuso en su dia… pero… son mamas!!! y dejaron ese trabajo que tanto adoraban por seguir a un pueblo de mierda donde viven 3oo habitantes y 2 cabras… pero están en pareja! que lindooooo!!!!

        eso descoloca un poco. no, miento, descoloca mucho… che! me podrian haber avisado al principio de que era esa la meta? porque me contaron todo lo contrario????

        alguien se hizo tremendo lio en algún punto de la historia… ojo, tal vez fui yo misma.

        (ya basta, que acabe este dia de reincorporacion laboral o me pondré muy insoportable).

        besos a todos.

        • Ivana quedate tranqui que no estamos culpando a ustedes solas. Se da la casualidad que el post habla mal sólo de los “hombres reyes” y como ninguno de los que posteamos comentarios nos identificamos como de esa especie, quedan mal paradas ustedes ja. Pero nada que ver, la culpa es siempre de los dos y en este post siempre generalizamos por eso a veces podés (mos) quedar etiquetada en una categoría que no refleja del todo lo que somos y nuestro accionar.

          Besos señorita.

          • Ivana

            ja ja ja. Buenísima tu respuesta, Robert. Qué bueno es descubrir que todos los hombres de este blog son Peones. Alguno de ustedes se quiere casar conmigooooooooooooo???????????????

            no huyan, cobardes! Era chiste

            Retribuyo besos

        • Ivana

          Bueno, Leyre. No te pongas así….Aquí estamos.
          Y sí, somos complicadas! Nuestra femeneidad es así. Convengamos que,
          Las morochas se tiñen de rubias.
          Las rubias pasamos horas de initerrumpido tormento, bajo el sol cancerígeno del mediodía en adelante, como las iguanas, tratando de oscurecernos
          Las que no tienen se ponen siliconas
          Las que tienen mueren añorando haber comprado alguna vez una camisa en la que no se habran los botones del medio (horrible)
          Las de ojos marrones lagrimean todo el día con lentes de contacto celestes

          Y sí. Como que algún problemita parece que hubiera….Los hombres nos quieren igual. Lo que no está muy claro, pareciera, es qué queremos nosotras….Reyes, Peones, qué se yo

        • verasmith

          bienvenida al club. Mil veces me sentí como vos… ;)

  9. estaría buena la analogía de Carlitos Tevez: Cuantos tienen a la chica sencilla, de barrio, que atiende al machito? pero te aparece la botinera, y se revuela el nido. No, nada de los hombres víctimas, please. Cada uno que se haga cargo de su historia y de sus decisiones.

    • Voy a salirme de la seriedad del post, pero cualquier analogía con Carlos Tévez se vuelve totalmente discutible cuando se recuerda la cara que dios le dio al ex hombre de Boca. :P

      • verasmith

        A mi me parece buena la teoría de las botineras. Al final, es lo mismo que rey vs peón, pero a la inversa…

  10. La entiendo perfectamente, esta metáfora me recuerda al libro de “La Reina que dió calabazas al caballero de la armadura oxidada” de Rossetta Forner, el problema es que nos demos cuenta de esos peones no sean simples peones…

  11. Pingback: Jaque Mate Pastor: tuyo en 3 movidas « Le pasó a una amiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s