Las Pierce, just branding


La suerte de la fea, la linda la desea” – anónimo.

Desde chica adiviné que iban a ser parte de Las Afortunadas.
De familia acomodada, bien educadas, gráciles, femeninas y hasta con destreza natural para artes y deportes. Y, como si fuera poco: soberbiamente bellas, las chicas de Pierce.

Sus ojos claros iluminaban la tierra que pisábamos nosotros, los mortales, contrastando con sus pieles doradas durante todo el año. Glamorosas ellas, casi en la categoría de “Diosas”, las mellizas Bárbara y Linda Pierce.

Linda Pierce. Tan inteligente que era brillante, pero con modales simples, con rostro galés, frente amplia, labios carnosos. Esbelta y de belleza clásica, paraba el tránsito de las calles de Isidro cuando caminaba hacia el club con su palo de hockey, Linda.

Bárbara Pierce. Tan misteriosa y felina. El alma de todas las fiestas, la protagonista de todos los school plays, la que salía filmada en la tele porque el camarógrafo del trece no podía despegarse de su embrujo el primer día de la temporada de Punta, quitaba la respiración, Bárbara.

Por supuesto, eran las novias de los hombres más deseados de la ciudad.
Hacían justo honor a su nombre, tan lindas ellas, tan bárbaras.

Las conocí cuando todavía también yo era parte del clan de Las Afortunadas, durante la facultad, y por cosas del destino, dejé de verlas justo antes de dejar de serlo.
Durante esta última década me las imaginé exitosas en prácticamente todo, con fortunas concordantes con el pasado que habían sabido disfrutar.

Ayer volví a ver a las mellizas Pierce luego de diez años en una reunión más de fin de año. Y si bien vengo de una década infame de derribar mitos y destruir castillos imaginarios, aún así no podía creerlo, tan atada que está una al pensamiento de que el futuro está en línea con el pasado, cuando no es así.
Y – por favor, que cliché – no esperen que les diga que me las encontré arruinadas, feas e insulsas. Eso no pasó. Estaban, incluso, mejoradas respecto de mis recuerdos.
Linda seguía siendo linda. Bárbara seguía siendo bárbara.
Las mellizas Pierce, sin embargo, no habían tenido suerte en el amor, contra todo pronóstico.

No viene al caso contarles sus historias falladas, de traiciones y desencuentros, de pena y dolor, de cartas astrales frustradas.
Lo que si es importante es que les cuente que nos pasamos la tarde mirando fotos de casamientos y maridos y bebés de las que considerábamos chicas promedio hace 10 años atrás. Felicidades de aquellas que hace quince años no se destacaban, que parecían no atraer, que se consideraban invisibles. Ellas, que estaban ahora casadas, noviando, con hijos, con amantes. Ellas, que eran queridas por tantos, las nuevas chicas populares.

Y las Pierce, solas.

Otro claro ejemplo de que el branding puede construir un lugar en la mente del consumidor target pero, finalmente, puede fallar en el momento de la verdad, a la hora de la venta.

Anuncios

38 comentarios

Archivado bajo amigas

38 Respuestas a “Las Pierce, just branding

  1. fallar a la hora de la venta???? jajajajaja dios! me ha resultado cruel! (coño, será que es eso? que fallo a la hora de la venta??? uff… neuronas mareadas.)

  2. Branding, target… ¿Será que tal vez las chicas Pierce no eran más que comida chatarra? Si, esa comida que consumes por su rapidez en la preparación, por su facilidad para conseguir, por su economía a la hora de pagar. Me refiero a esas marcas de basura que consumimos sólo para satisfacer nuestros egos.

    Tu sabes, como esos chicos… ¿cuál era su apellido?… Bueno, ¡esos!, si, esos mismos que andaban siempre con las mellizas, esos a quienes todos envidiábamos, los únicos que eran capaces de acercarse a ellas, los únicos que las besaban, los únicos que podían hacer con ellas cosas que los demás sólo imaginábamos en nuestros más libidinosos sueños (y si éramos adolescentes, era todos los días). Ya sabes, a ellos me refiero.

    Se que uno ahora es modelo, si, modela para esas grandes tiendas ferreteras. Lo puedes ver en sus catálogos mostrando escaleras, brochas, una lámpara. Se que le va bien, porque a veces en esas tiendas mayoristas lo puedo ver en los catálogos de ropa interior, aunque ya no modela tangas, ahora sólo boxers… Ya casi tiene la barriga como la mía, je je je.

    Del otro no se nada desde hace mucho. Lo último es que se fue con un holandés que llegó en un intercambio escolar. Parece que le gustaron más los ojos azules que las nalgas tostadas… Vaya usted a saber.

    De las mellizas puedo decirte que con una salí, luego de la universidad, eso si. ¿Sabes?, me hubiera gustado más salir con la pelicorta aquella, ¿recuerdas?, la que no le importaba nada, pero una oportunidad con Bárbara no era cualquier cosa…

    ¿Sigo?

  3. La

    cada vez se pone más bueno este blog!! resulta que ernesto también las conoce a ustedes y aporta a las historias!!!
    esto es genial!
    te felicito, vera!
    besos

  4. Ivana

    Hay dos clases de mujeres bellas: las que lo usan para engancharse a ricomacpato, y pasarla bien con el bronceado y musculoso profesor de tenis. Esas no son felices: es solo un mueble más de ricomacpato y una hora extra para el profe musculoso. Ninguno de los dos daría un riñón por ella.
    La otra clase de mujeres bellas, que, conscientes de sus atributos, dan por hecho que lo que aman es de ellas, envanidadas, sufren horrores cuando tardíamente valoran lo que ya han perdido.
    En cualquiera de los dos casos, y, contrariamente a lo que el mercado supone, la belleza es una pesada mochila, difícil de sobrellevar. Compadezco a Linda: además de bella, inteligente? Probablemente camina por la calle, mirando para abajo, tratando de mostrar humildad.

  5. Resultó que Bárbara sólo tenía de su nombre lo malcriada y lo altanera, de no ser porque deseaba lucirla… ¿Sabes? Es triste que sólo pude hacerlo cuando ya sus acciones iban en bajada.

    En cuanto a Linda, de ella sólo supe alguna que otra cosa por la propia Bárbara y mira que me propuse averiguar sobre ella. Ya me conoces, eso de los menage a troi era algo que se me daba mucho en la mente pero que jamás pude conseguir, bueno, no con ellas. Eran demasiado finas. ¿No imaginas a quienes se me parecen hoy día, luego de tantos años? Se que si, ;-)

    Te cuento que luego de desfogar mis estúpidos sueños húmedos con Bárbara terminé andando sólo por la vida. Aún sigo así. En el entr’acte me casé, tuve dos hijos, dos amantes, un divorcio y una quiebra. Aún no me levanto (económicamente hablando), pero ahí vamos, dándole paso al paso y tiempo al tiempo.

    De las mellizas sólo me he acordado leyéndote.

  6. esto se esta poniendo tan interesante, con ernesto y su “aun no me levanto” y su maravillosa aclaracion “economicamente hablando”, jajaja un genio!!!

    la declaracion de martin…

    el estudio sincero de ivana…

    si señor… me estais poniendo mas facil el miercoles.

    besos.

  7. Luciernaga

    ayy justo estoy estudiando Brandy y target para rendir el viernes en una materia de la facu.. me lo ejemplificaste perfectamente!!
    gracias!!

  8. La

    no entendí si martín se enamora de vera o de ivana! ayuda, please

    • martin

      Ups! La: en qué lugar me pusiste!!!!!!! Adoro a Vera. Estamos en la misma frecuencia.
      Pero Ivana me está matando. La vengo siguiendo hace rato. Cada vez que contesta se me encienden los semáforos en rojo!!!! No sé si será linda o fea, alta o petisa. Pero confiaría en ella. Pero no es perfecta. Arruga, viste? no contesta mis avances. Dale, La. Pasame una soga…

  9. vir

    todas tenemos unas bárbara y linda parte de nuestro pasado. en mi caso no eran melllizas pero sí primas hermanas que eran mejores amigas también.
    hoy están espléndidas, obvio, pero con una historia atrás que da miedo, mucho miedo.
    de hombres conozco una mortal…
    beso

  10. esto se pone cada vez mas interesante… tanto tiempo leyendo el blog y por primera vez me quedo aqui sentada en una esquina de los comentarios.

    martin, por dios, que ternura, Ivana… invita a martin a un cafe… hazlo por todas nosotras!

    besos miles a todos.

  11. Muy buena la historia de las mellizas Pierce, y de alguna manera, lógica… Conozco casos así: prometían todo muy temprano, y al final no se llevan nada. Creo que la posta es saber esperar. Al final los que ganan, son los que tuvieron paciencia un buen rato.

  12. Si bien he visto casos tal cual los pinta la historia (los he visto, no me los han contado ojo) para mi es el consuelo de los que envidiaron a las Pierce o a los chicos que salían con ellas y aún hoy no lograron nada…

    Es decir, sin ánimo de ser agresivo ni desmerecer el post (el cual me gustó y entiendo perfectamente hacia donde va la idea), la historia es tan parcialista como la mía personal que fui sin lugar a dudas, uno de los envidiosos de aquellos que salían con las Pierce. ¿Por qué digo esto? Sencillo nada ni nadie es perfecto, las Pierce tuvieron y tendrán sus cosas buenas y malas, sus aciertos y errores, sus bonanzas y desgracias… pero yo también las tuve, las tengo y las seguiré teniendo.

    Si hay algo que me diferencia “quizás”, es que tengo la conciencia tranquila de nunca haberme aprovechado en alguna ocasión de una oportunidad vacía que no iba a dar frutos… pero en verdad cada quien tendrá sus porques.

    Dudo que alguien tome una decisión sin creer o sentir al menos que fue lo mejor que podía hacer en ese momento. Nadie busca hacerse daño, pero lo que ayer u hoy nos parece bueno, quizás hoy o mañana no lo sea y veremos que cometimos un error. Errores que no deben ser motivo de arrepentimiento, sino de aprendizaje y si no aprendemos de nuestros errores entonces es como que todo pierde el sentido.

    Después de todo la vida no es más que un largo camino en el que vamos aprendiendo a vivir… nadie viene con un manual de vida bajo el brazo (y si lo tuviéramos, pocos lo leerían).

    Slds!

    PD: no quise decir que la vida es una constante prueba y error, no lean entre líneas. Uno hace lo mejor que cree en el momento de tomar la decisión, es el tiempo el que te muestra luego si hiciste lo correcto.

    • Mari123

      Coincido con con vos en todo Marito.
      La suerte de la fea la linda la desea dicen. Mi primer pensamiento al leer el post fue superficial, me dije “si a ellas que eran divinas las marcò la mala suerte serial, que queda para mi que estoy muy lejos de un adjetivo como ese” .
      Volviendo al post y al punto de Vera..me quedó una sensación de antigua admonicion … Slds.

  13. cv253

    Bueno, vuelvo a aparecer por aca despues de varios posts, no escribo pero leo….

    En primer lugar creo que mirar en espejo ajeno generalmente deforma nuestra propia imagen, las promedio de ayer hoy estan casadas, etc etc etc, si bueno pero cual era su expectativa para la vida, consiguieron lo que querian o se conformaron con lo que habia? No sabemos por eso no es bueno compararse.

    En 2do lugar, el mundo esta lleno de lindas y barbaras y de lindos y barbaros, heroes en aquellos tiempos en que estamos formando nuestra personalidad e idealizamos a algunos pares, pero creo al igual que en posts anteriores que el problema no son ellos, sino que nadie puede o esta dispuesto a pagar el precio que realmente valen y que no tienen ni deben bajar su expectativa, creo que las cosas pasan o no, pero que no hay que forzarlas para que pasen.

  14. Igual no las juzgo…tengo amigas muy bárbaras y muy lindas que andan con cada tipo totalmente despreciable que realmente, no valen la pena para gente como ellas. Quizás no encontraron hombres que valgan la pena y prefieren estar solas antes que “mal” acompañadas (y lo pongo con comillas porque quizas sean muy lindas y muy pretenciosas)…Despues de todo, las solteras no somo quienes para juzgarlas!

    • verasmith

      No las juzgamos! De hecho, estar con alguien solo para paliar la soledad, en mi opinión, no tiene sentido, ni siquiera como solución a cortoplazo

  15. yo creo que en algún punto “la vida” tiende a ser justa un poco con todos. A algunos les da la mejor parte antes, a otros después. Y a otros más después!

    Pero no dejo de pensar que es una fija, creo que todos conocemos a unas “lindas y bárbaras” con historias similares.

    Al final, coincidiendo un poco con CV253 es si consiguieron lo que querian. ¿Son felices o no?
    Si la respuesta es no, quizás vuelva la buena racha. Quien sabe…

  16. Coincido un poco con Marito y demás…creo que, si hablamos de branding, aplicar el concepto a la inversa también vale. Que tipo de branding “vende” un matrimonio en apariencia, y cuanto compramos de su promesa de felicidad.

  17. Llegando tarde, entre el dominó, las cervezas, los amigos y mis recuerdos con Bárbara…

    :-(

  18. Casi lo olvido, gracias L_Y_R y mi siempre admirada Vera, por las porras :-)

  19. Regina Rauda

    Quizá optaron por la soledad, eran tan estupendas que todo era insuficiente :)

  20. Laura

    Esas cosas suelen pasar, me doy cuenta ahora…como dijo Superchic, a algunos se les dá antes ya otros después…
    Muy buen post!

  21. I read about it some days ago in another blog and the main things that you mention here are very similar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s