Duilio e India: the point of no return


 “Ernest Hemingway dijo una vez: “El mundo es un buen lugar por el que merece la pena luchar”. Estoy de acuerdo con la segunda parte”- Kevin Spacey como John Doe, en Seven

India lo vio por primera vez cuando él se aproximó hacia ella en la recepción de La Financiera.

– “Bienvenida, India, ¿no?, que nombre inusual para estos tiempos. Me llamo Duilio, vas a trabajar conmigo.”-

Ni se había molestado en entrevistarla para el puesto. Al final, él era un gerente, a vistas importante y ocupado y ella, solamente la nueva pasante del sector.

India había llegado a ese, su primer trabajo en serio, bastante impoluta, con poquísimo kilometraje para sus 22 años y, aún así, notó en el corto trayecto entre la recepción y el que iba a ser escritorio la ausencia casi total de mujeres en el piso confortable y menemista que, situado sobre la calle Corrientes, marcaba el triunfo de la ley de convertibilidad de fines de los noventa.

India, que ya había visto a la secretaria – de aproximadamente noventa años – y a recepcionista – no mucho mayor de quince –  entendió lo que la marea gris de testosterona y el desfile de trajes, gemelos y camisas bordadas con iniciales mostraban: un predominio absoluto del sexo fuerte que dejaba a la vista que, probablemente, ella jamás pudiera dejar de ser pasante ahi.  Días después ella no iba a tener ninguna razón para permanecer en aquel lugar desagradable, misógino y decididamente superficial. Bueno, si, una sola razón que la mantuvo cinco meses más en un trabajo que odió segundo a segundo: Duilio, claro.

Cuando encendió la máquina tenía en su bandeja de entrada del Lotus Notes – si, no Outlook – el primer mail que la ataría a la relación más patológica de su vida. Intitulado “Adivina, Adivinador” decía así:

Hija de padres (felizmente?) casados, la (mayor?) de una familia numerosa, piensa que quiere dedicarse a las finanzas porque los números se le dan bien y eso la haría verse más inteligente y ser más aprobada que si se dedicara al arte, su verdadero interés.

No tiene amigas por fuera de la facultad (o /y la parroquia?), se siente morir si se saca menos de un 8 en la facultad, tiene opinión sobre todos los temas de forma categórica. No admite medias tintas, odia la mediocridad y  su peor miedo es dejar de sentir culpas porque tiene miedo a las consecuencias de su liberación.

…..

El mail seguía y seguía por dos hojas describiéndola de forma tan perfecta que India no pudo sino enamorarse de él con una violencia tal que nunca antes había experimentado.

De ese tipo altanero, egoísta, que nunca llegaría a amarla y – mucho peor – haría lo suficiente para dar a entender lo contrario.

Pobre India: Ese día imprimió el mail, dejó a su terapeuta y en la facultad le dijo a  Amiga:

-“La búsqueda terminó. Lo encontré”

Amiga leyó la perfecta descripción de la psiquis de India y juntas se abrazaron, deduciendo que nadie la iba a entender nunca como lo hacía este perfecto desconocido.

Poco sabía ella que una perfecta interpretación de la mente del otro puede servir no solo para amar, sino para destruir.

Si hubiese intuido, al menos,  el sufrimiento que venía de la mano de Duilio, hubiese corrido, espantada, en la dirección opuesta.

Pero a esa altura de su vida India todavía estaba dentro del grupo de Las Afortunadas y no tenía noción alguna de que la suerte cambia, pero no como la marea – suave y cíclica – sino como cuando se desata una tormenta tropical – violenta, imprevista, inevitable.

De repente, un psicópata llega a tu vida y vos, vos que pensabas que eras inmune a esas cosas, vos… , te dejas psicopatear.

Anuncios

32 comentarios

Archivado bajo los peores casos

32 Respuestas a “Duilio e India: the point of no return

  1. No tengo palabras. Las escribiste vos.

  2. Adore tu blog y me encantó como escribis.
    Pasare mas seguido.

  3. Leo

    Muy bueno. Conozco algún caso… Hay mujeres así también o solo los hombres son psicópatas? ;-)

  4. cv253

    Creo que en todo esto hay culpa repartida, ella se enamoró de una ilusion, lo idealizó, creyó que alguien que la conozca era lo mismo que alguien que la acepte como es y la entienda, el necesitaba del histeriqueo para sentirse importante, querido. Pero uno tiene que saber leer el contexto y no solo las impresiones, estaba claro que el ambiente era extremadamente misogino y para progresar en esos ambientes tenes que estar en sintonia con los valores del lugar.

  5. Mismos inicios terminan con lluvia de arroz y torta. No siempre uno se debe culpar por creer no?

    • verasmith

      absolutamente, Carluch. Conocemos muchos de esos, también. Solo que, como la #malasuerteserial lo indica… no nos pasan a nosotras

    • naty_neko

      Yo diría “mismos desastres empiezan con lluvia de arroz y torta”. Algunas relaciones no se arreglan con nada… y para mi un casamiento no es sinónimo de un final feliz.

      • verasmith

        es claro que no, Naty. And yet, miles de mujeres prefieren el “mal acompañadas” a la soledad… y miles de hombres también….

  6. La

    cómo que me dan ganas de saber más de la historia…qué le hizo? por qué es tan sicópata? es real la historia?
    es la misma del post anterior, no? me dio una idea para el cumple de mi marido. me encanta hacerle sorpresas (una vez le organicé una búsqueda del tesoro) pero está difícil que se me ocurran tantos regalos (en el caso de él serían 33).
    qué suerte que actualizaste, se extrañaba.
    beso
    ah, ok, me había salteado una oración “que nunca llegaría a amarla pero haría todo lo posible para darle a entender lo contrario” sí, bastante sicópata, no? con qué fin hace eso la gente? sentirse importante? querer dominar? sólo ganas de hacer daño? no entiendo. por qué no se dedica a amar a alguien que lo ame y se deja de joder?

    • verasmith

      parece que Duilio e India se van a convertir en más de dos posts, no?
      me están preguntando mucho que pasó
      tengo que hablar con India, a ver si me ayuda a acordarme más de su historia.

      yo también extrañaba

  7. tiabelencita

    claro q no!
    no me considero culpable por creer.
    solo por permanecer cuando los indicios se convierten en algo mas concreto.

    … buscando el equilibrio entre creer, darse la oportunidad y cuidarse.

    no piece of cake!

  8. celo gomes

    -“La búsqueda terminó. Lo encontré”
    Es la más maravillosa de las frases de todos los post. Resume todo. Inicio de todas las desventuras. India buscaba y encontró. Ella dio por terminado el asunto. Ya está.
    Estoy convencido que se sigue buscando día a día, y si el que tenés al lado cuaja SIGUE SIENDO, si no, no es. El laburo es diario.
    India, nadie dijo que era así de fácil.

  9. Sabiendo el inicio y el final, a veces es muy fácil trazar la recta completa de una historia… tengo la sensación de que esta historia tendrá varias curvas.

    Por otro lado, me quedé con esta frase:

    “Poco sabía ella que una perfecta interpretación de la mente del otro puede servir no solo para amar, sino para destruir.”

    Y me acuerdo de algo que suelo preguntar en mi entorno. Cuando pregunto qué historia sería LA historia de amor, la mayoría me dice Romero y Julieta. Para mí, LA historia de amor es Cumbres Borrascosas; allí se ve muy claramente las facetas constructivas y destructivas del amor.
    En ocasiones, el amor nos ciega tanto que no podemos diferenciar una faceta de la otra.

  10. Ja! Leía el mail y pensaba “un psicópata”. Me quedé pensando que la modalidad, en el caso de las psicópatas mujeres, es distinta. La juegan, me parece, más desde el lado de la debilidad que del poder, como en el caso de Duilio. Creo que son tan irresistibles porque trabajan con sentimientos que en el fondo son muy primitivos… pero no estoy seguro. Por ahí es que quiero pensar que fui víctima de una psicópata alguna vez, pero la triste realidad es que sólo fui un boludo más.

    Vengo leyéndote desde hace un par de semanas, pero nunca te había comentado. Pasaré más seguido por acá!

  11. Creo que siempre en la vida nos va a tocar ser psicopateadas, o dejarnos psicopatear “sin darnos cuenta”. Y hasta en algunos casos que sea viceversa…
    Pero como dijeron más arriba la cuestión es jugarse hasta donde sea sano para uno, un equilibrio cuidándose. Aún así como todo equilibrio, lograrlo es difícil… y mantenerlo todavía más.
    Saludos!

  12. Mari123

    “De repente, un psicópata llega a tu vida y vos, vos que pensabas que eras inmune a esas cosas, vos… , te dejas psicopatear”
    Me pasó.. lo he sufrido.. Hermoso como contas las cosas.

  13. Ana

    Increible! me encantó el post, tan real, tan posible.
    Y me puse a pensar que eso que contás, nos pasa. Me pasó de levantar la vista, sentir un clic, y sentir que asi de golpe te enamoraste. Aun estando en una situación en la que no debés enamorarte de nadie.
    Mil veces le di vuelta al asunto, tratando de definir cual fue el gesto, que pasó el minuto en que se generó ese chispazo, pero no sé.
    Generalmente despues de eso no puede salir nada buen, asi como lo que contás, o lo que me pasó a mi.
    Quiero creer que también existen los finales felices, con torta y arroz, como decís.
    saludos

    • verasmith

      Ana, yo estuve de paso por tu blog varias veces ! que honor!
      es lo que decís vos, es un momento en el que cae la ficha, casi como mágico.
      después, creo yo, está la verdad de la milanesa, pero esa primer chispazo es, al menos, necesario. No es lo único, no es lo más importante, no sostiene a largo plazo, pero es imprescindible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s