Alimañas


 Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra.»  – Gen 1:26

Me doy cuenta cada vez más de mis cegueras cotidianas.

 Ayer, por ejemplo, tuve una gran prueba de que, a veces, no veo simplemente lo que no quiero ver.

 Mi analista me lo confirma de forma ineludible, asignándole un valor simbólico fundamental al episodio que hoy temprano le relataba:

Podría decirse que Juan, mi hijo, es un niño de comportamiento relativamente bueno.

También podría decirse que mi departamento dista de ser un ejemplo de impecabilidad.

Una afirmación no niega a la otra, los niños son niños y yo no soy Mónica Geller.

El complejo donde vivo es pequeñísimo en cantidad de unidades moderno y nuevo (lo estrenamos este verano). En general, no ha sufrido todavía con el tiempo.

Es mi casa, además, un lugar donde el Cif y la lavandina reinan, un poco por las fobias heredadas de mis amigas (Sofi Fernández Ascuénaga y Carla York, especialmente) y otro poco porque entre dos, la impecabilidad se puede manejar bastante bien.

Igualmente, vivir con un nene es vivir con un nene.

Juan, que aunque no lo parezca lo es, decidió anteanoche cenar sus bonchis en mi cama, mientras que escuchaba el principio de las andanzas del Capitán Nemo.

Y, como es lógico, hizo migas. Muchas migas.

Cuando se durmió y luego de pasarlo a su cama, a escobillonazo limpio me dispuse a barrer migas. Mientras que barría, pensé:

 -“La pucha, se van a venir las cucarachas”-

Fue un pensamiento autodestructivo, accionado por mis propias fobias, que pasó por mi cabeza como si fuera una ráfaga. No duró más que un instante e igualmente logró que me fuera a dormir intranquila.

Me desperté sobresaltada, con una certeza cruel de que algo malo pasaba.

Y pasaba, vaya que pasaba. Entre mis piernas y no en otro lugar estaba ella: una enorme, gigantesca cucaracha. La más grande que en mi vida había visto. Moviéndose confortablemente por mi cuerpo. Dejando quien sabe que residuos. Invadiendo lugares a los que solamente han accedido antes quienes tuvieron mi permiso.

Pero no ella, ella estaba ahí.

Aterrorizada grité como pocas veces en mi vida. La sensación de que una realidad tan desagradable me despertaba al mundo fue una de las peores que recuerdo.

Dos días después, todavía puedo sentirla, aunque ya no esté en mi piel, moviéndose de forma descarada.

Así me pasan las cosas: Como tantas veces, solamente pude ver la realidad de forma transparente una vez que me decidí a verla.

¿Cuánto tiempo hace que ella estaba ahí?

¿Cuántas noches le di acceso libre a mi cama, a mi cuerpo?

¿Cuántas más hay, que yo ignoro?

Cada vez que me enamoro, cada vez que confío en un hombre nuevo lo hago a ciegas.

 Lo hago en la propia oscuridad de mi personalidad ingenua, crédula, amable.

Pero las alimañas están siempre. Inevitablemente.

Siempre es mejor ver lo que la luz devela

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo viernes 3 A.M.

14 Respuestas a “Alimañas

  1. Pingback: Tweets that mention Alimañas « Le pasó a una amiga -- Topsy.com

  2. Cuando decís “…personalidad ingenua, crédula, amable”, parece una descripción cercana a mí.
    Y sí, un poco por mi personalidad por eso también confié ciegamente al enamorarme de una mujer, me han decepcionado en esa confianza y después vino todo tipo de sentimientos y actitudes: tristezas, bajones, llantos pero todo eso por tiempo limitado (como si fuera una oferta de TV compras).
    Pero siempre tomé los desengaños como algo negativo al principio y muy positivo después, algo de lo que se puede aprender y reflexionar mucho sobre uno mismo.

    Todo esto para decir que, quizás, no hay por qué aterrorizarse más de lo necesario con los desengaños… (sí con las cucarachas, a mí tampoco me gustan).

  3. Sofi

    te propongo que esta noche sustituyas la frase:
    “-”La pucha, se van a venir las cucarachas”-”
    por esta otra:
    “-”La pucha, se viene un millon de dolares”-
    confio mas en que construis la realidad con tu cabeza que en que tengas premoniciones, asi pues, pongamoslo a prueba y si funciona, quiero un vestido negro de ramirez, hecho?

  4. Sofi

    dale, y nos vamos las 3 a tomar algo vestidas divinas!

  5. cv253

    Me figuro en la cucaracha a las relaciones frustradas que aunque cambien de cara siguen sucediendose una tras otra, no es un post facil ni de lo mas claros pero creo que te sirve a vos para ver y comprender inconcientemente cosas que te pasan, es dificil opinar con una version recortada de la historia pero creo que vas camino a reconocer el problema, el primer paso para solucionarlo

  6. La

    “yo no soy mónica geller” jjajjajjajjjajjj

    qué feísimo lo que te pasó…es uno de mis más grandes miedos: que haya un bicho en la cama!!!!! ya lo comentaré con mi sicóloga jajaj

    y el análisis estuvo muuuuy bueno

    no creo en las rpemoniciones como dice sofi, pero tampoco creo que la hayas traído con el pensamiento a la cucaracha…yo creo en la CASUALIDAD

    besoss!!
    (en mi casa no hay ni cif ni agua jane…desastre de ama de casa resulté)

    • verasmith

      es buena la teoría de la casualidad.
      pero si fuera así, seguramente convendrías conmigo de que lo mío son muchas casualidades todas juntas, no?

  7. No puedo estar más de acuerdo. Y nada de hacer escandalo cuando la cucaracha aparece. Nada, le pegas un pisoton y rest in peace.
    Igual-igualito que a un forro que no sirve. Total, al igual que las alimañas, sabemos que hombres nocivos hay por montones. Y que una esta expuesta todo el tiempo. Y que te puede pasar mas de diez veces y para que vas a gritar o te vas a horrorizar?

  8. Y si en vez le dabas un beso? A lo mejor le pasaba lo que al sapo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s