En Guerra


No dejes que los planes que tienes para ti sean más importantes que tú mismo.” – Wayne W. Dyer

Estaba en casa ayer a las 11 pm, lamentando profundamente el fin de los Skittles rojos de mi paquete y maldiciendo mi decisión de no haberme dado cuenta a tiempo, de no haber previsto con suficiente antelación que un lunes a la noche podían pasarme estas ganas terribles, esta voluntad inagotable de caramelos rojos.

Digo que estaba en casa, entonces, compadeciéndome terriblemente de mi misma cuando de pronto sonó la hot line, es decir, el celu personal, ese que solo se usa cuando hay emergencias reales.

Déjenme explicar el hecho de que tengo dos teléfonos celulares:

El del trabajo, que es gratis. Ok, no lo es para la empresa que es mi fuente laboral, pero como forma parte de mis beneficios salariales lo uso sin ninguna culpa. A este teléfono, que prácticamente tengo atado a la mano, mis amigas no llaman, sino que mandan mensajes que ordenan – “me llamás, pls” o, en el mejor de los casos, suplican: “si tenés unos segundos, aparecé”.

Pero también tengo el otro celular, el previo, el primitivo, el personal. Es un motorola viejo que pago por no perderlo, que distorsiona las voces de manera tal que termina casi imposibilitando la comunicación. Teléfono inservible, incómodo y obsoleto, encima hay que pagar para usarlo. Quienes me llaman ahí son, generalmente, gentes con las que no hablo hace una eternidad, que no saben de mi número laboral o, en raras ocasiones, quienes han insistido mucho con el teléfono #1 y finalmente se deciden a barajar la posibilidad del #2.

Les decía que anoche sonó el celular #2 y, obviamente, salté del sofá asustada, wondering quién sería a esas horas, que motivos lo inspirarían y otro montón de pensamientos que increíblemente una puede tener en apenas algunos segundos.

Era Susana, pero no parecía ella. Tenía la voz grave, desfigurada y apenas reconocible.

-“Nena, cómo vas? – le dije, desalentada de antemano por su tono de voz.

-“Quiero tener un hijo, Vera” – me dijo solemnemente. Unos segundos después, empezó a llorar de forma desolada.

-“Voy para allá” – le dije, y seguí hablándole lo más tranquila que pude, mientras que me calzaba la cartera al hombro, levantaba en brazos a Juan dormido y bajaba a la calle, en la búsqueda de un taxi.

Suza está casada hace 10 años con Lou. Ambos tienen 38 años.
Se llevan de maravillas, se aman profundamente y tienen un buen pasar económico. Son increíblemente dichosos juntos, comparten filosofías de vida similares e incluso sueñan los mismos sueños y comparten idénticos ideales.

Lou es belga. Suza lo conoció cuando el Rainbow Warrior número Xxmil (ok, no me acuerdo el nombre del barco, pero es irrelevante) arribó a Puerto Madryn  para manifestarse a favor del proteccionismo de la Ballena Franca Austral.

Fotógrafa, ella, retrató a un flaco de Greenpeace pintando una bandera en una playita de Península Valdez, con tanta buena suerte y tanto talento, que logró una foto de antología.

En esa época no había Twitter, Blogs, Facebook ni nada parecido, pero Suza consiguió rastrear a Lou.

Lou quiso conocer a la autora de la foto más increíble que alguien le había sacado y desde el día que se encontraron no volvieron a separarse.

Me preguntarán dónde está el infortunio en este relato. Si son lectores de este blog, ya saben que lo hay.

Bien, el problema es el siguiente.

Lou no quiere hacer otra cosa en su vida que no sea luchar por la Paz Verde. Viajar por el mundo de manifestación en manifestación, contribuyendo con las generaciones futuras. No tiene tiempo, no quiere tenerlo para nada más.

Entre los claims innegociables de Lou está el big NO a los HIJOS.
No le generan ternura, no siente el llamado de la naturaleza. Cree en plantar un árbol, tal vez en escribir un libro, pero no considera la posibilidad de tener un hijo.
Simplemente decidió que no será padre. Nunca.

Y a Suza esto, en el pasado le venía bien: parecía estar de acuerdo e, incluso, abrazar esta decisión de Lou. Pero era mucho más tolerar y resistir, que querer.. Y la más paciente de las mujeres puede, en algún momento, perder la calma, especialmente cuando la que no se está escuchando es ella misma.

Hoy, que queda claro finalmente para ella, que haber reprimido el deseo profundísimo de maternidad le va a costar caro.

Hoy, que ve el futuro que quiere para si y sabe que no está viviendo de acuerdo con eso.

Hoy, Susana ha decidido dejarlo. Y la comunidad de desafortunadas ha ganado otra integrante.

Anuncios

24 comentarios

Archivado bajo los peores casos

24 Respuestas a “En Guerra

  1. magui

    Pero es una fortuna que se haya permitido escuchar su deseo y actuar en consecuencia. Muchos optan por la comodidad.

  2. Dyn

    como jugador de poker que soy , voy a decir que esta chica estaba entre un All in u otro all in , y en ambos lleva las de perder. Lastima que no hubiera pensado antes en lo del hijo. Una verdarea lastima q algo se termine por esto, sobre todo cuando el futuro otorga tan pocas opciones… Ojala que contra todo pronostico le salga bien…

  3. Tam

    Lástima que no escuchó esa vocecita antes… aunque suene egoísta una debe ponerse en claro en que cosas no se puede ceder…
    Estimo que en breve tendré que poner una discusión como esa con mi novio… veremos que sucede.
    Besos,

    • verasmith

      a veces uno no escucha la voz, Tam. No entiendo mucho de psicoanálisis, pero estoy segura que la represión es un mecanismo bastante poderoso del deseo… Le podríamos pedir que nos explique a @carla_york

      • La represión es como un mal asesino siempre deja huellas, señales, malas trampas que muestran claramente que ella está y estuvo ahí. No es totalmente efectivo. Siempre sabemos…

        • se me corto el comment, y respecto al deseo, este siempre se manifiesta de las formas más diversas, aunque sus disfraces a veces lo puedan hacer irreconocible, pero se expresa.
          después paso a cobrar los honorarios!!!

  4. está bien que se haya dado cuenta a tiempo. el problema está en optar por algo que no queremos optar. hay que entender algo, cuando a un belga se le ocurre no tener hijos, por egoísmo, consciencia global, falta de tiempo o lo que carajo fuere, no lo va a cambiar así como así. pero a el le da igual. no tiene un reloj biológico (ultimamente parece que muchos hombres sí lo tienen, ya que la calidad de sus espermitas merma muchísimo con el tiempo).
    ella se esta dando cuenta tarde. pero llegar tarde no es lo mismo que no llegar nunca. capaz lo logre.

    • verasmith

      el tema que se plantea ahora es… tiene que salir corriendo a buscar un “donante” de esperma?
      tiene que encarar el proyecto sola, como “producción independiente”?
      yo soy madre soltera por que la vida así lo dispuso, pero no es algo que recomiende.
      Es lo que le decía a Suza. Más allá del deseo, está la realidad: Es muy duro estar sola. Y por sola no me refiero a las mujeres divorciadas, sino que aludo a la ausencia TOTAL de figura paterna: Nadie para compartir la responsabilidad sobre lo importante, lo dificil, lo trascendente. Estar sola con hijo no es para cualquiera.

  5. cv253

    Le podríamos pedir que nos explique a @carla_york… demasiado twitter amiga..jaja

    En cuanto al post, creo que aunque quizas sea tarde por lo menos se jugo sus fichas en su deseo, con el belga nunca lo hubiese tenido, ahora tiene pocas chances pero son mas que las que tenia antes… y sino siempre se puede adoptar, si encuentra alguien que comparta su deseo, y la haga feliz.

    Siempre es bueno volver a empezar por duro que parezca.

  6. algunos dicen que es tarde, otros que se dio cuenta a tiempo…
    lo que en un principio creyó una forma de vida conveniente para ella, resultó ser una perfecta desgracia, y lo mejor, es que haya sido capaz de decidir.
    Tenerlo todo es casi utópico, lo bueno es reconocer las prioridades y optar por ellas, disfrutar de la elección y no lamentarse más de lo necesario por lo que se tuvo que sacrificar…

    • verasmith

      está bueno, caro, eso que ponés: cuantos de nosotros vemos el vaso medio vacío siempre porque no podemos tenerlo todo… Cuando tener todo no se puede

  7. Amanda Stein

    Oh, qué tema…Pero hay cosas que no se pueden negociar. Tu amiga tendrá hijo/s o no más adelante, pero no se puede vivir al lado del que te negó la posiblidad. Lo sé porque le pasó a una amiga (mentira, me pasó a mí).

    Besos

    • verasmith

      Amada, estas historias son más frecuentes de lo que creemos. Como el que descubre una vocación artística, por ejemplo y quiere, de repente, dedicarse al teatro y dejar su carrera en la bolsa y no le importa resignar nivel de vida en pós de lograr realización personal. El que está al lado de esa persona tiene que adaptarse o abrirse…

  8. Guilherme

    Hola Vera,
    Triste relato. El acuerdo en la pareja siempre estuvo, una pena que sólo ahora le despertó eso del hijo. Nadie ve el lado del marido, que también sufrirá, pues para ellos, el acuerdo siempre fue una vida sin hijos y de hecho estaban juntos a tanto tiempo y bien, que eso no era un issue. Triste para los 2, una separación es terrible. Suerte para los 2.

    • Hola a todos, coincido con Guillehrme. En todo acuerdo hay dos partes. A veces se piensa que “quizas con el tiempo cambie de idea”, o el fluir del momento y el amor hace que pensemos (me ha pasado! y cuanto) que hay temas que mejor dejar para después o mejor directamente no pensar ni analizar y “dejarse llevar”, que no esta mal, porque no podemos prevenirnos del imprevisto. A veces el otro cambia su forma de pensar, porque el ser humano es evolución pura y cambio. Y esos cambios nos pueden llevar a seguir en este contrato de pareja o no. El tema del hijo es un ejemplo. Podría también pasar que de un día para el otro la persona con la que pensaste formar tu vida ya no quiera hacerlo, o, que de repente no quiera tener hijos. No puede haber reclamo posible frente al cambio, lo que no excusa que no haya dolor. Los acuerdos se rompen. Y la vida sigue. Suerte para ambos en sus caminos!

      • verasmith

        Es interesante lo fáctico en tu comentario. Y la realidad dura por atrás: que los acuerdos se rompan es parte de la vida, no? Hay que aceptarlo, duelarlo y seguir.

    • verasmith

      Si, Gui. Lou acordó eso y pensó que en ese acuerdo estaba definido su futuro. Por supuesto que esta realidad también es durísima para él, que pensó que nada iba a cambiar.

  9. El tema hijos siempre es muy importante en una pareja. El tener o no tener más aún. Concuerdo con Carla con que hay cambios que llegan sin aviso también. Y así es la vida, tampoco se puede forzar a otros a que hagan cosas que no quieren.

    Tu amiga ¿por qué quiere tener un hijo? ¿porque se siente sola?¿porque ya todas tienen hijos y es la única que no tiene? O realmente se siente ahora preparada para afrontar la responsabilidad de tener en un sus manos a un ser humano que va a ser parte de la sociedad y cuidarlo mas allá de si no es como ella soñó que iba a ser. Sea lindo, sea feo, sea sano, sea enfermo, sea hetero, sea gay, travesti, sea bueno, sea malo, sea suyo, sea de otro.
    Yo estoy a favor de una maternidad y/o paternidad cuando son realmente concientes de la responsabilidad y actúan así también, me gusta mucho.
    Pero no me gustan los que creen que un hij@ es un cachorrito, ni un pase vip al “deber ser” de la sociedad, ni enfermeros a futuro para cuando uno esté viejo y mucho menos sostenes enconómicos, etc.

    Yo ahora estoy en pareja con un hombre que no quiere tener hijos, no ahora, ni después, ni dentro de 10 años. Yo opino igual, no me corre detrás el reloj biológico, simplemente no quiero tener hijos. Y sé que todavía no tengo 30 años, que después quizás cambie de parecer, aunque no lo creo. Pero si llega a pasar sé que hoy dije no. Y no puedo culpar a nadie más. Y si él cambia de opinión trendría que separarme también.
    A veces no a todos nos toca vivir lo mismo, a veces las cosas se dan de manera diferente, no podemos tenerlo todo.

    Lo que quiero decir es que sería malo ( sí, malo) que ella vaya tras su deseo de la misma manera que alguien va tras el deseo de cambiar el auto.
    Cuando decís que ella se plantea si “tiene que salir corriendo a buscar un “donante” de esperma?”.
    Esta bueno que le aclares que la realidad es diferente como dijiste.

    Tiempo al tiempo, si ella se dio cuenta ahora que su sueño es tener un hi@ ( considerando lo que realmente significa tener un hijo) ya verá la posibilidad de tenerlo y poder dar el amor que tiene para dar.
    Nunca sabemos 100% que nos va a pasar en el futuro.
    En fin, sí, hay cosas que a veces se nos van de las manos, pero lo importante es volver a empezar.

  10. Martin

    Fuerza para ella, tiene tiempo para todo lo que se proponga. Mejor tomar la decisión drástica que tratar de convencerse que puede cambiarlo. Sin embargo, no creo que nadie tenga la convicción de no tener nunca un hijo y que esa convicción sea inconmovible, pues dentro de la misma psicología de las personas, está la transformación que en principio niega la cultura, es decir, el mandato sociocultural de la procreación. En esa misma negación subyace la idea afirmativa en contrario.
    Ella va a prevalecer, me la juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s