Mariela con delay


 

 “No se desea lo que no se conoce” – Ovidio

 

Me dijo Mariela, ayer a la tarde, cuando vino a traerme jengibre para el te anti-tos:

– “Simplemente estoy desfasada con el resto de mi generación. Y lo que no aprendí a los 17, lo tengo que vivir ahora, a los 30”.

 

Entonces pone a hervir el agua y prosigue con su explicación:

-“Mirá, Vera, ni siquiera me pasó a mi sola. Es el común denominador en mi grupo de amigas y, aunque suene a cliché psicoanalítico, tiene que ver con nuestras madres:

Todas tenemos madres miedosas, castradoras, dominantes.

Ellas se aseguraron de que tengamos una adolescencia llena de prohibiciones.

No nos dejaron experimentar con noviecitos a los 14 y simplemente postergaron ese aprendizaje hasta los veintipico.

La consecuencia de esto es que estamos una década atrasadas.

Una década de superyos dominantes. De hormonas contenidas.

Cuando finalmente salimos al mundo corríamos con desventaja. No teníamos experiencia.

Y estábamos ansiosas.”

 

Suspira, y me sirve el brebaje que supuestamente me sacará del estado comatoso en el que me encuentro.

Y agrega:

-“Es por eso que no sabemos rechazar.

Tenemos autoestimas débiles que privilegian el deseo del otro”.

Veo que la fiebre me sigue subiendo y esta vez estoy segura de los motivos: me siento identificada con la historia de Marie.

 

Mariela me acomoda las almohadas y se va de mi cuarto diciendo:

-“¿Como respetar el deseo propio, si no lo conozco?

¿Si desear estaba mal?”

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo predestinada

10 Respuestas a “Mariela con delay

  1. humm riquisimo te.

    en casos de tos/gripe…….me gusta cocinar el jengibre un rato, luego agregar jugo de limon y lo que quedo del limon exprimido a la olla junto a pimienta blanca.

    pica rico!!!

    sobre el deseo……..es como querer amar si uno no se ama. no ?

  2. Anónimo

    Vera, creo que lo que más nos mató el deseo fue el “deber ser”, yo descubrí parte de mi sujeto deseante a los 32, y otra parte hace apenas unos meses, a los 34. El tema es que en el mientras tanto el “deber ser” hizo desastres difíciles de solucionar.

  3. ro

    Este creo que es mi post favorito. Si bien me sentí identificada con el 90 % de este blog, con lo que más acuerdo es con que nuestra generación tuvo madres castradoras y dominantes… y agregaría padres ausentes o un tanto desdibujados.
    Y un mundo super machista, no lo olvidemos, donde las mujeres valen como objeto decorativo e instrumento de placer sin voluntad propia y los hombres valen por su capacidad de ganar dinero y ejercer el poder sobre las mujeres y otros hombres considerados “más débiles, menos poderosos”.
    Pero no acuerdo con que estamos una década atrasadas, eso es medir nuestra experiencia actual con el modelo anterior.
    GANAMOS UNA DECADA
    Ganamos un tiempo para experimentar, cuestionar, indagar, investigar, viajar, divertirse, estudiar, trabajar.
    Para llegar a respuestas tan lúcidas como “la autoestima baja privilegia el deseo del otro” y para plantearse preguntas tan enriquecedoras como “cuál es mi propio deseo? qué es lo que quiero de mí sin verme obligada a hacer lo que otros quieren de mí?”. Todo esto, sin duda, no se transita sin una gran angustia, pero prefiero mil veces atravesar el miedo para generar un cambio que acomodarme al “deber ser”.
    Con esto quiero decir que tenemos grandes oportunidades de pensar en nosotras mismas que probablemente no tuvieron nuestras madres o nuestras abuelas. Usémolas a nuestro favor.

  4. Moni

    Si tal cual, tambien me siento identificada con la historia de Mariela, pero no coincido con esto de que tenemos la autoestima débil y que privilegiamos el deseo del otro, porque creo que justamente por lo contrario es que todavia estamos solas.

    • verasmith

      creo Moni que hay un poco de las dos cosas:
      autoestima debil que no conoce su deseo PERO también un instinto de supervivencia que hace que, distinto a otros/as, no nos conformemos con menos que con los ya citados fireworks

  5. valedc

    Vera, a pesar del resfrío has escrito uno de los post con el que mas me identifico. Lo único que sumaría además de madres castradoras, son padres, madres de padres, y dos generaciones completas (materna y paterna) que caía sobre nuestros deseos adolescentes. Pelotudas totales, que muchas veces no supimos decir que no, porque no nos enseñaron que era lo que “estaba bien o mal”…a ciegas, fuimos tanteando, abriéndonos el camino. Mi viejo, para colmo médico, nunca nos explicó UN solo método anticonceptivo. Cuando veía (o VE) una escena de besos (ni hablar de sexo) en la tele, la saca instantaneamente. Mi vieja lo único que nos dijo sobre sexo, fue (a mis 11, y respectivas edades de mis hnas 10 y 9, la otra era demasiado pequeñita)…”Tal amiga de su prima quedó embarazada porque es una puta, hay que llegar virgen al matrimonio”…jaja.El libro gordo de Petete. Un error, un horror, total. Yo sola supe que tenía que ir a hacerme los PAP una vez iniciada sexualmente; NUNCA me lo dijeron. Todo tuve que explorarlo sola, a ciegas, lo cual no digo que esté absolutamente mal, pero una manito no hubiese estado nada mal… no?
    Excelentísimo post Vera, 10 puntos.

    • verasmith

      Vale, a mi tampoco me explicaron ni me contaron nada. Era obvio que iba a ser virgen hasta casarme, con lo cual la discusión no tenía sentido.
      Cuando le dije a mamá que estaba embarazada (tenía 27 años) me dijo: “Cómo……… ¿vos no sos virgen?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s