El legado de Rosie


La superstición trae mala suerte” – Umberto Eco

Despues de muchas tribulaciones me parece que finalmente he descubierto, como a través de una revelación, la principal causa de mi infortunio en cuestiones amorosas:

Y, aunque percibo que esto puede desatar controversia entre ustedes, mis queridos amigos, estoy dispuesta a revelarlo:

Estoy casi completamente segura que tengo peor suerte en el amor desde que perdí el regalo que me hizo mi amiga Rosie.

 

Casi un talismán, este vestido negro con brillos, corto, escotado e increíblemente irresistible era poseedor de una magia ineludible: garantizaba fortuna a la mujer que lo vistiera, independientemente de su raza, de su apariencia física, de su status social.

 

Usándolo, se destacaban sin esfuerzo spots claves de la anatomía propia mientras que se disimulaban imperfecciones. Usándolo, una se volvía el centro de la reunión, fiesta, encuentro.

Usándolo, una paraba el tránsito.

El tipo en quien una tenía puestas las espectativas y la líbido no podía resistirse a los encantos del regalo de Rosie y declaraba su amor incondicional antes de que sonasen las doce.

El vestido en cuestión no solamente resaltaba atributos físicos de la mujer que lo usaba, sino que el hechizo que llevaba hacía que esa noche, la mujere en cuestión se vuelva más ferormónica, más audáz, más agradable, más seductora. E incluso, más inteligente.

 

Obviamente, usé y abusé de mi talismán en forma ininterrumpida: para todas las oportunidades claves, para todos los encuentros decisivos, en todos lo días “D”. Por años.

No fui solo yo la beneficiaria: Generosa por naturaleza lo fui cediendo esporádicamente a mi grupo de amigas al percibir que el hechizo no me impactaba solamente a mi, sino que era extensivo a todas las mujeres.
Me convertí en una especie de administradora de la buena suerte de mis amigas, asignando el vestido según mi mejor juicio.

El espíritu de la sugerente, seductora e irresistible Rosie estaba impregnado como un perfume indeleble en esa tela y ese karma positivo transformaba las noches de cada una de nosotras, las agraciadas con tamaño tesoro.

 

Hasta que se lo llevó Verónica.

Desafortunada y sola, Vero había soñado durante meses con su oportunidad para vestir la suerte, mientras que iba avanzando posiciones en la lista de espera.

Y la suerte no la defraudó: La noche en la que Verónica finalmente se calzó el fantasma de Rosie lo conoció a Julián.

Julián se enamoró de ella en forma instantánea y dos días después se la llevó del país hacia su España natal.

Fue todo tan repentino y vertiginoso que Verónica  ni siquiera  tuvo demasiado tiempo para hacer las valijas.

Solo se llevó dos libros, tres fotos, el cepillo de dientes … y mi tesoro, para siempre

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo caraduras

10 Respuestas a “El legado de Rosie

  1. Git

    Adorei amiga! Muito bom…. Parabéns! Bjos

  2. No da para que lo mande por DHL?

  3. A mi me paso, que compre una camisa en el negocio de un amigo y me dijo que esa camisa era ganadora.
    La use esa noche, y gané !!!
    La volvi a usar unas semanas despues y volvi a ganar !!
    Ni hablar cuando la usé por 3ra vez .. volvi ganador !!

    Ahora, creo que la gaste, porque no estoy ganando nada .. :(

  4. Carla

    la hinchada reclama: DHL! DHL!DHL!!!!

  5. Ouch…

    Tuve uno de esos, pero en mi caso, lo quemaron… sin querer, cigarrillos….en fin…

    Las que valemos,somos nosotras. Es cuestión de actitud.

  6. Estos…españoles…. mi mamá es lationamericana, mi padre tb consiguió que ella se quedase aqui :D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s