francisca espera


El olvido es la única venganza y el único perdón” – Jorge Luis Borges

Francisca había cursado la secundaria con José.
Él la había admirado siempre pero había mantenido distancia por miedo al rechazo.
A los 17, Fran era, sin dudas, la más popular de la clase.
José era uno más del montón. Y estaba bien conciente de ello.

El último día de clases el le dio su corazón en una carta en donde le declaraba su amor.
Ella solamente atinó a reírse de la situación, giró sobre si misma y desapareció de la vida de José sin ni siquiera volver la mirada atrás.

El tiempo pasó de forma irremediable.

Francisca tiene hoy 35 y es soltera. Nunca pudo construir las bases necesarias para estar pareja con un tipo decente.  Ya no se siente una star: su soltería le pesa y está triste y aburrida.

En la reunión de ex compañeros se produjo el reencuentro y ella vio con ojos nuevos a José.
Recordó el interés que él tenía en ella y lo juzgó intacto.
Solo que las cartas se habían vuelto a repartir y ahora él era el exitosísimo Ing. José Rodríguez Ávila, empresario exitoso, coleccionista de arte, buen mozo y soltero sin apuro.

Fran apeló a la memoria emotiva y sacó a relucir a la enfant terrible de 5to año. Y esa noche José la llevó a su casa y la besó en su zaguán.

Y se fue, dejándole las ilusiones renovadas y el compromiso de acompañarla al siguiente jueves a ver el último estreno de Woody Allen.

José no llamó el jueves. Ni pasó a buscarla. Ni la llevó al cine.
Ni se acordó de ella cuando hacia la fila para el Candy Bar con la rubia de turno.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo arrepentidas

3 Respuestas a “francisca espera

  1. Santiago

    No lo creo, para mi José tuvo miedo a ser rechazado nuevamente, supo evaluar la situación, supo cómo se veía él, y a la vez supo qué le pasaba a ella.

    Él invirtió en su carrera, ella en… vaya a saber Dios en qué.

    No alcanza un beso en el zaguán para curar las heridas del pasado, y menos si son heridas de amor… Creo que José sigue enamorado de Fran… sólo que continua sin animarse o, como es habitual en él, espera al último día, porque ahora sabe que la verá en la próxima reunión de ex-compañeros, cuando Fran seguramente se mantenga soltera sola, y cuando al terminar probablemente se retiren juntos nuevamente.

    Por ahora apuesta a la “rubia de turno”, es una inversión conservadora, de corto plazo y con un retorno asegurado. No está preparado para invertir a largo plazo.

  2. Fer

    “Los últimos serán los primeros. Y los primeros, últimos”. Me parece que el Ingeniero leyó la Biblia, y Fran no.

  3. Feli

    Yo conozco muchas “Franciscas” que son “Josés” cuando doblan la esquina de los 30… y no son pocas… me parece que las mujeres tenemos una cosa muy buena cuando maduramos, creo que podemos transformarnos de una forma más natural que los hombres y estoy segura de que las mujeres que llegan a los 30 solteras llegan mucho más “enteras” que los hombres que se pierden con rubias de turno (metaforicamente hablando, que las rubias no me malentiendan!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s