la insensatez de Asia


 “Lo que se ignora se desprecia” – Antonio Machado

Asia conoció a Eugenio en el ascensor, cuando salía, apurada y definitivamene desprevenida.

Eugenio la acompaño a la parada y la miró irse.

Esa noche, en la que Eugenio le tocó el timbre Asia no supo que con él entrarían los problemas, los desvelos, la impaciencia, las horas sin sueño, las mentiras, las idas y vueltas, el sufrimiento.

Fue por eso que le abrió la puerta.

Sonriente, confiada, serena

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo los peores casos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s