Pipa y la lluvia


A las mujeres hay que quererlas, no comprenderlas” – Oscar Wilde

Pipa conoció a Darío en la parada del colectivo.
Ella estaba demasiado sola y triste. Él no necesitó hacer mucho más que percibirlo.
Llovía torrencialmente y ella estaba tratando de encender su cigarrillo. Él la ayudó,  resguardándola del viento.
-“Ahora que lo lograste, seguro viene el bondi” – le dijo.
Ella sonrió, empapada.
Él le corrió el pelo de la cara.

Ella no se resistió y 20 minutos después le ofrecía un café y una toalla seca.

Después de esa noche no se volvieron a ver.

Él estaba yendose de viaje y en su equipaje llevó una ex amante más en su haber y un CD que Pipa nunca le regaló, como souvenir.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo en la cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s