Luján, Predestinada.


 “Yo no creo que las cosas sucedan por accidente; más bien uno se las gana”  – Madeleine Albright

Cuando los padres eligen el padrino para una beba están, de alguna manera, eligiéndole el tipo de hombre que ellos autorizan, que consideran apropiado para ella.
Alguien digno, que marque el rumbo, que guíe los pasos, que guíe los pasos futuros de la benjamina.

El padrino de Luján finalmente no fue nada de eso.

Rector de una universidad privada, desató el escándalo abandonando a su mujer y a sus cinco hijos para huir con su amante embarazada: una profesora 31 años menor que él, ante la mirada atónita de toda la comunidad.

Luján no necesita de historias lejanas para no tener esperanza en el amor eterno.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo predestinada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s