Gisela, enfiestada


“Hablando de nuestras desventuras ya las aliviamos” – Pierre Corneille

La celebración de fin de año de la empresa terminó mal, muy mal.

Aunque, para ser más específica, la que terminó mal fue Gisela.

Borracha, con el taco roto y el maquillaje corrido.  Y, minutos más tarde, en la cama con el Gerente de Ventas para los países de América del Sur.

Hablaban distintos idiomas hasta en la cama.
Y cuando el preservativo se rompió en uno de sus torpes movimientos ella recobró la sobriedad de golpe.

Durante los siguientes días tuvo miedo, mucho miedo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo en la cama

Una respuesta a “Gisela, enfiestada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s